Review

Cuando unos niños mimados y despreocupados tienen que vivir una realidad a la que no están acostumbrados, ¿qué pasaría?…Nosostros los Nobles, una comedia de tribus suburbanas, divertida y actual.

Nosotros los Nobles, dirigida por Gaz Alazraki, trata sobre tres hermanos, los Nobles, que al tener una buena posición económica viven en un desorden total, situación que hace reflexionar a su padre y quien decide jugarles una fuerte broma para que aprendan a ser independientes y dejar de vivir como viven. Esta broma es fingir que su empresa participó en un fraude por lo que ahora tendrán que huir y vivir de algo de lo que Javi, Barbie y Cha, los Noble, nunca han hecho: trabajar.

Este cruce de realidades y los estereotipos llevados a su máximo esplendor que define a los personajes, hacen una comedia que se mofa y a la vez muestra de forma graciosa la realidad actual, por lo menos de nuestra Ciudad de México.

Como comedia cumple bastante lo que el manual dice. Apégate a los estereotipos, juega con los contrastes y hazlo local.

Y vaya que lo hicieron.  Todos los personajes son estereotipos: el mirrey, la fresa, el hypster, el metrosexual, el conductor de camión, el millonario; uno más y al final de la película sólo faltaría gritar ¡Lotería! Lo gracioso es ver la exageración de estos estereotipos sobre todo cuando se ven enfrentados con una realidad opuesta a la que estaban acostumbrados: el mirrey trabajando como conductor de un camión o la fresa trabajando en una cantina. Y evidentemente es muy local, dudo mucho que esta película sea bien aceptada en otros lados –por decir algo, en Chicago- pues la realidad es muy diferente a la planteada en la película.

Lo mejor de la película definitivamente son sus personajes. La forma en la que los crearon, que los ambientan con la música, en los lugares que están, la gente con quien andan, la forma en la que hablan. En fin, tienen peculiares detalles que lo provoca es hacerte reír porque finalmente es una realidad o un personaje con el que uno se identifica.

Aquí es importante resaltar también el trabajo de los actores Luis Gerardo Méndez, Karla Souza y Juan Pablo Gil.  Desde mi perspectiva representaron no sólo bien a sus personajes sino a sus respectivas clases suburbanas.

Otro punto a favor es la música que va bastante bien con sus personajes y en especial la de los créditos del final. Esa bizarra mezcla de Luis Miguel con cumbia ejemplifica bastante bien de qué trata la película y le da el toque cómico que merece. Detallando más sobre los créditos siempre festejaré a aquellos que le dan un poco de detalle a los créditos, es decir, que no sólo es un montón de letras blancas subiendo en un enorme cuadro oscuro. La tipografía, algún efecto visual, o toda una animación es un claro reflejo de un diseño de producción que en esta película se nota de principio a fin marcado, de nuevo, por sus personajes.

Y hablando de puntos a favor, es momento de que me imaginen de pie aplaudiendo a las cabezas de mercadotecnia que están detrás de la película. Warner, Eureka y todos aquellos que están trabajando en la promoción de la película merecen un reconocimiento. Si algo le falta a la industria del cine nacional es una excelente promoción y con Nosotros los Nobles no sólo lo hicieron sino que se arriesgaron con nuevas estrategias, como el crear cuentas de twitter para los personajes de la película e interactuar desde ahí como si los personajes fueran reales, por mencionar algunas.

Por otro lado, hay algunos detalles que me hubiera gustado hubieran cambiado para que fuera más agradable y cómica.

El guión tiene sus errores, sobre todo porque tiene muchos cabos sueltos. Es original, sí hace reír, pero deja muchas cosas en el aire que pudieron haber hecho de la película una mejor historia. Por ejemplo, para intentar explicar que el Papá no atendió a sus hijos, muestran que Javi era disléxico y  Barbie bulímica, problemas que se mencionan y que ahí se dejan, nunca se resuelven. Un guión no sólo es el problema principal, sino que el avance de la historia también depende de problemas secundarios y de cómo estos se resuelven. A los únicos que les prestaron atención fue al negocio de Javi, al matrimonio de Barbie, y a uno que en sí no es problema secundario sino que intentó ser el cambio del personaje que se vieron obligados a encontrar, que es que Chá encuentra una novia de su edad.

También tiene otros errores que convierten a los personajes o a las situaciones en inverosímiles. Cha, el hypster, está en una sesión espiritual-drogadicta-filosófica-maya, o algo por el estilo, pero dentro de la escuela. Era una curiosa forma de presentar su personaje pero el que dentro de la escuela haya unos mayas en un temazcal es completamente irreal. La exageración es parte de la comedia pero debe ser creíble, aceptada como realidad y esta escena es completamente fuera de lugar.

También, en una escena Cha odia que su jefa quiera acostarse con él, y después del corte está enloquecido por ella. Lo único que me pasó por la cabeza fue, ¿en qué momento pasó de huir de ella a hablar de ella como si fuera su primer amor?

Y luego el final. Simplemente no entendí en qué momento pasaron de odiar la situación en la que los había metido su papá, a decidir irse a vivir todos en esa casa en la colonia pobre y trabajar. No hay una verdadera razón para que hayan vuelto ahí porque los personajes no cambiaron durante su vida ahí, al contrario siempre la odiaron y mágicamente cuando les dicen que todo es un invento, es cuando deciden que van a dejar al papá y que quieren regresar a esa vida como “pobre”.

Fuera de toda objetividad, a mí me hubiera gustado tener más momentos sorpresas en la película. Que no se sepa que era una prueba del papá o que no supiera desde el principio que el novio de Barbie sólo quería dinero. Todo esto es obvio y ya lo esperaba. Y me hubiera gustado que se resolviera sin la necesidad de caer en el cliché de chico aprovechado que sólo quiere el dinero de su prometida.

El sonido es otro de los puntos que tanto discuto y seguiré peleando en las producciones mexicanas. En verdad respeto mucho ese trabajo- principalmente porque es de esos trabajos en una producción que no me gusta hacer. Es pesado y merece todo un honor la labor de estar editándolo. Pero aún así, el audio de las películas mexicanas es peculiar. A veces porque falta audio de ambiente, a veces porque simplemente no se entiende; sea cual sea la razón el audio suele ser identificable en las películas con sello Hecho en México. En Nosotros los Nobles, no es en toda la película, de hecho casi sólo al principio. El doblaje de la primera escena es terrible.

Y, finalmente, está bien la risa pero ¿dónde está la lección? Creo que por quedarse en la parte cómica convierte en chistoso aquello que podría cambiar. En verdad da risa o impacta, por ejemplo,  que después de no querer dar propina, resulta que cuando Barbie tiene que trabajar como mesera sólo le van a pagar con propinas, o que al final ella misma propicie que escupan en la comida, o que Javi se sorprenda de que el camión que maneja es pirata, o que Barbie y su novio-no novio de la merced discutan sobre pandillas y violencia con una frase que define bastante bien este enfrentamiento: “Ustedes tienen sus pandillas, nosotros las nuestras.” Creo que el encuentro de estas dos culturas debió haber servido para mostrar un mejor camino para ambos lados. Porque todo se quedó en que es chistoso y justificable que haya puestos de música pirata, que para conseguir trabajo te tengas que acostar con la jefa, que el pago sea sólo con propinas, entre otros temas. Se queda en lo chistoso, pero no propone siquiera una comprensión del tema. Además, al final parece que quien tuvo toda la culpa fue el Papá, si bien el también tenía que aprender la lección, al final se queda como el malo y los hijos como los pobres que deben perdonarlo por el mal que les hizo.

Pues bien, hay chistes que pudieron ser mejor, sí. Hay cosas que pueden ir mejorando, sí. Aún tiene tintes del cine mexicano como género, sí.  Pero me divertí. Me pasé dos horas disfrutando de una comedia original y, repito, muy actual. Vale la pena verla como una película divertida para pasar el rato y para elegir a quién de los personajes te pareces más.

Por cierto, hay un video extra durante los créditos –que a mí no me hizo reír, pero si ya está ahí pues velo…



Sobre el Autor

Fernando LHKTE
Futurista victoriano,renacentista de profesión. Un dragón convertido en humano. Entertainment Business & more. Co-fundador y Director Editorial de The Spotlight.